CONTROL DE EMISIONES Y OTROS SERVICIOS ESPECIALES
 
CONTROL DE EMISIONES CONTAMINANTES EN VEHÍCULOS DIESEL

Todos los vehículos Diesel, a excepción de los matriculados antes del 1 de enero de 1980, están obligados a pasar una inspección específica de control de las emisiones contaminantes. Esta normativa, regulada por la Directiva Comunitaria 92/55 de 1991, se fue extendiendo a todas las ITV de las Comunidades Autónomas a lo largo de los años 2001 y 2002. En la actualidad todos los centros que realizan la Inspección Técnicas de Vehículos en España cuentan con el equipo y las instalaciones necesarias para realizar este control de emisiones.
Debido a que esta prueba implica poner el motor a muchas revoluciones, antes de someter el vehículo a dicha prueba se le hace una preinspección a fondo para detectar posibles problemas. Aún así, si se produjera alguna avería, el seguro de la ITV y del propio vehículo serían los encargados de darle solución.
Las tarifas de la inspección técnica en vehículos Diesel se han visto incrementadas en la mayoría de las Comunidades Autónomas debido a la inversión que los centros de ITV han tenido que realizar para adquirir nuevo equipamiento y construir nuevos boxes. CONTROL DE EMISIONES CONTAMINANTES EN VEHÍCULOS DE GASOLINA

Cumpliendo lo establecido en la Directiva 92/55 de 1991 -la misma que regula las emisiones de vehículos con motorización Diesel-, desde 1994 los centros de Inspección Técnica de Vehículos en España comenzaron a controlar de forma más estricta las emisiones de monóxido de carbono producidas por los vehículos sin catalizador.
Por lo que respecta a los motores con catalizador, las emisiones ya se revisan de forma generalizada en las ITV españolas desde el 1 de mayo de 1999.

VEHÍCULOS ACCIDENTADOS Y OTROS SERVICIOS ESPECIALES


Si tu vehículo ha sufrido un accidente importante, debe de pasar una inspección extraordinaria que dictamine su buen estado para circular por las vías públicas. Para que esta revisión sea obligatoria, el accidente tiene que haber producido algún daño importante que pueda afectar a algún elemento de seguridad de los sistemas de dirección, suspensión, transmisión o frenado, o al bastidor o estructura autoportante en los puntos de anclaje de alguno de estos órganos.
Esta inspección también se puede solicitar de forma voluntaria como puede ser previamente a la compra de un vehículo de ocasión, o en aquellos casos en los que interesa conocer si un determinado vehículo ha sufrido algún golpe estructural y ha recuperado sus características anteriores al golpe.

El precio varía según la Comunidad Autónoma donde se realice, pero el coste medio es de 14.000 pesetas.

¿En qué consiste esta inspección?


Consta de tres fases con una duración de unas tres horas.
  • En la primera etapa se revisa el vehículo tal como se hace en la revisión periódica.
  • A continuación se realiza un control exhaustivo de la geometría de dirección donde se incluye un total de 32 ángulos de dirección, alabeos, caída, salida, avance, convergencias, alineación, retranqueo de ejes, divergencia en giros y otros puntos.
  • Por último, se comprueba las cotas de carrocería mediante sondas de ultrasonidos. En este paso se miden unas 30 referencias, donde a la vez se comprueba que coinciden con las medidas dadas por el fabricante.
 
[ ¿qué es la ITV? ] [ tarifas ] [ ¿dónde pasar la ITV? ] [ pasos ITV ]
[ resultado de la inspección ] [ Detectar averías ] [ control de emisiones ]