15/01/2002

SALÓN DE DETROIT 2002: CAUTELA

El corazón mundial del automóvil está celebrando, como cada año a principios de enero, su salón internacional. En esta ocasión la cautela, provocada por la sombra de la recesión económica, ha presidido la mayor parte de los discursos escuchados en el Cobo Arena de Detroit.

Salones - ESPECIAL SALÓN DE DETROIT 2002/ Iván González, enviado especial

Subir fuenteBajar fuente

Detroit está situada a la orilla del lago Michigan, que da nombre a todo el estado. Esta ciudad es la más importante del mundo, en lo que a la industria del automóvil se refiere y este hecho es una mera casualidad. A principios del siglo pasado surgieron allí algunas marcas que en poco tiempo se convirtieron en las más importantes del país, lo que a lo largo del siglo XX vino a significar ser las marcas más importantes del mundo: Ford, Chrysler y General Motors.

Estas tres firmas, que mantienen su sede mundial en Detroit, han sido en los últimos años las aglutinadoras de importantes grupos automovilísticos, fusionándose o adquiriendo a otras marcas norteamericanas, japonesas e incluso europeas. Chrysler se asoció a Daimler creando un potente grupo a ambos lados del Atlántico; Ford adquirió varias marcas europeas y japonesas como Volvo, Mazda, Land Rover o Jaguar y General Motors, más centrado en el mercado norteamericano, controla Opel, Cadillac, Chevrolet, Pontiac, Buick, Hummer y la sueca, Saab.

Una ciudad volcada con el automóvil
Tanto Detroit, como su entorno metropolitano que supera los seis millones de habitantes, vive por y para el automóvil. La mayor parte de sus habitantes trabajan en el sector de manera directa o indirecta, ya que la industria auxiliar tiene un peso importante en la zona. Por ello, los anuncios realizados por estas tres grandes marcas en el Salón de este año, no han sentado muy bien a la población de la zona.

Muchos son los indicadores que apuntan a que una crisis económica se cierne sobre las cabezas de los norteamericanos, en Europa las cosas son un poco diferentes, y es que los acontecimientos acaecidos en Nueva York y Washington el pasado 11 de septiembre han acelerado el proceso de recesión. Para mantener los beneficios de ejercicios anteriores, los fabricantes se han lanzado a un profundo proceso de reestructuración en sus plantillas, lo que dicho en otras palabras supone dejar en la calle a miles de personas.

Se han anunciado planes para incentivar las jubilaciones, se han dejado contratos de renovar, pero también se han anunciado despidos. Algunas plantas de producción se cerrarán en países como Brasil o Argentina, precisamente aquellos mercados en los que menos coches se venden, aunque los cierres también afectarán a la propia metrópoli, los Estados Unidos. Respecto al Viejo Continente, los nubarrones nos son, de momento, tan negros y en España, por ejemplo en 2001 se ha batido el récord de venta de automóviles, superando los 1,4 millones, por lo que las fábricas españolas no tienen previsto reducir sus plantillas.

Un salón diferente
Detroit es una muestra diferente a las que estamos acostumbrados a ver en Europa. No tiene un carácter comercial, como puede ser el Salón de Madrid, y la superficie dedicada a la exposición es menor que las vistas en Barcelona o el mismo Madrid, por poner los ejemplos próximos y con los que es más fácil establecer una comparación. A pesar de ello, es la muestra más importante de los Estados Unidos, país en el que hay otras ferias internacionales entre las que destaca en la costa oeste el Salón de los Ángeles que está cobrando mucha fuerza en los últimos años.
En Detroit las firmas locales se vuelcan -no en vano las tres cuartas partes de los periodistas que estábamos acreditados allí eran norteamericanos- presentando sus prototipos más atrevidos y las próximas novedades.

El modus operandi durante las jornadas dedicadas a la prensa, que son tres, es un tanto peculiar. Caminar por el Salón y hacer fotos es muy cómodo y se ve a muy poca gente en los stands, ya que la mayor parte de los periodistas corren de presentación en presentación, reuniéndose en ellas más de quinientos profesionales. En estas presentaciones, además de toda la parafernalia estética, se pueden escuchar a las máximas jerarquías automovilísticas de cada marca defendiendo sus productos. Una vez terminada cada presentación, pelea por conseguir el dossier de prensa y a coger sitio en la siguiente, y así durante tres días recibiendo un alud de información.

Daimler-Chrysler apuesta fuerte
Este año hemos observado como el grupo Daimler-Chrysler ha sido el más activo en la presentación de prototipos y coches de calle. Todas sus marcas se han implicado a tope en el Salón, destacando la propia Chrysler que ha mostrado el deportivo Crossfire, presentado mundialmente la semana anterior en Los Ángeles, que se venderá en Europa el año que viene. También vimos el prototipo Pacífica, un coche difícil de encajar en los segmentos actuales por su especial carácter.

Las otras firmas del grupo estuvieron también muy activas, destacando el prototipo de Mercedes, el GST y el Volvo XC90, un coche que en otoño circulará por nuestras carreteras.

Pero no solamente las marcas del grupo Daimler-Chrysler presentaron novedades interesantes. Desde Japón nos llegaron dos coches que también circularán en breve por nuestras carreteras, el Lexus GX470 y el Honda Pilot. El primero es un recreacional que viene a ocupar un escalón intermedio entre los ya existentes Lexus GX300 y GX470. El Honda es un todo terreno de gran tamaño y que montará un motor gasolina V6.

Entre las firmas europeas, BMW nos mostró su X5 con motor 4.6 y las carrocerías limousina de su Serie 7, mientras que Bentley , perteneciente al Grupo Volkswagen, lanzó el Arnage T, un coche para millonarios con ‘marcha’.
Si citamos a los fabricantes norteamericanos, no nos podemos olvidar de la presentación del Hummer 2, un coche que trata de mantener el estilo de su antecesor, pero con un aire más civilizado. Su precio será también más razonable, ya que costará la mitad que el Hummer original, costando en torno a los 10 millones de pesetas, 60.000 euros, y del que se producirán entre 4.000 y 4.500 unidades, destinadas básicamente al mercado interno.

Galería
Enlázanos
Agréganos a Delicious Agréganos a Meneame Agréganos a Yahoo Agréganos a Google Agréganos a Fresqui Agréganos a Digg
Comunidad supermotor
foro motor
boletin
Facebook
twitter
Blog