03/04/2009

CITROËN BERLINGO XTR HDI 110: ORIENTADO AL TIEMPO LIBRE

Algunos de los actuales comerciales presentan versiones combi que son perfectas para aquellos que buscan un automóvil con gran modularidad y capacidad de carga a un precio contenido. Probamos al Berlingo XTR.

Subir fuenteBajar fuente

PRUEBA/ Iván Solera

  • Introducción y diseño.
  • Habitáculo y equipamiento.
  • Motor, prestaciones y consumo.
  • Comportamiento.



    HABITÁCULO Y EQUIPAMIENTO

    Mucho espacio en pocos metros
    La baza ganadora de la Berlingo XTR es su gran espacio interior a pesar de mantener unas dimensiones exteriores contenidas. Tanto en las plazas delanteras como en las traseras, el espacio disponible es mucho, pero encima la sensación percibida es de más amplitud por la gran altura del habitáculo y el techo acristalado.

    La posición de conducción es un poco más alta que en un turismo pero no da la sensación de furgoneta. El volante se regula en profundidad y altura pero está bastante inclinado y obliga a acercar el asiento más de lo normal para poder colocar las manos correctamente sobre el volante.

    Los asientos delanteros son cómodos y sujetan el cuerpo correctamente para una conducción no deportiva, la lógica con este vehículo. El del conductor se regula en altura y ambos tienen reposabrazos central, un punto más en favor de la comodidad.

    La posición de los mandos e instrumentos es acertada excepto la de los elevalunas, que están colocados a ambos lados de la palanca del cambio, en la parte baja de la consola central y, además de no ser nada intuitivo, no se puede actuar sobre los dos a la vez.

    Las plazas traseras ofrecen anchura y espacio para las piernas suficiente para tres adultos, por la altura no hay problema, tiene de sobra. La unidad probada dispone de tres asientos independientes, con lo que consigue más comodidad para tres pasajeros y más modularidad.

    El maletero tiene una capacidad de 505 litros hasta la bandeja, con una boca de carga enorme, suelo plano y bajo, luz portátil y formas rectas. Además se amplía una barbaridad al quitar la bandeja y plegar los asientos traseros. Como opción muy recomendable se puede contar con luneta trasera practicable, una forma de acceder al maletero con comodidad para coger o dejar objetos pequeños.

    El equipamiento es similar al de cualquier turismo, no falta de nada y además dispones de más huecos y cajones portaobjetos (bajo los asientos delanteros, entre ellos, en el salpicadero, en el techo (opcional), etc.)

  • Galería
    Enlázanos
    Agréganos a Delicious Agréganos a Meneame Agréganos a Yahoo Agréganos a Google Agréganos a Fresqui Agréganos a Digg
    Comunidad supermotor
    foro motor
    boletin
    Facebook
    twitter
    Blog