27/03/2009

PORSCHE 911 4S TARGA PDK: EFECTIVIDAD Y SENSACIONES

Todo un deportivo con el sabor de la tradición de un 911, el 4S Targa PDK además ofrece mayor facilidad de conducción gracias a la tracción total y el cambio automático junto con el placer de disfrutar del techo acristalado.

Subir fuenteBajar fuente

PRUEBA/ Iván Solera

  • Introducción y diseño.
  • Habitáculo y equipamiento.
  • Motor, prestaciones y consumo.
  • Comportamiento.



    COMPORTAMIENTO

    Deportivo apto para el día a día
    Decir que el Porsche 911 es todo un deportivo y que te ofrece sensaciones de primer nivel es algo obvio, lo sorprendente es que pueda utilizarse a diario sin sufrirlo, como ocurre con muchos deportivos.

    Acceder al habitáculo o salir de él no es como en una berlina por lo bajo de su puesto de conducción, pero no resulta excesivamente complicado. La visibilidad es buena y, tanto el motor como el cambio, permiten adentrarnos en el caos circulatorio de las grandes urbes sin una concentración excesiva.

    En autopistas y autovías encontramos sólo dos pegas, es un poco incómodo para encarar un viaje largo por la dureza de sus suspensiones y hay que ir muy concentrado para no rebasar con mucho los actuales límites.

    El lugar idóneo para disfrutar el 911 es en circuito y, a falta de éste, las carreteras de montaña. Ahí descubriremos el verdadero carácter del 4S, una verdadera bestia devora-curvas y que hace desaparecer las rectas como por arte de magia. Las pérdidas de tracción con buen asfalto prácticamente ni existen, va por raíles pero cuidado que el 911 pone sus condiciones...

    Y las condiciones necesarias para llevar rápido este Porsche son básicamente tres: Confiar en el eje delantero a pesar de la sensación de que flota un poco por el peso retrasado del propulsor, saber que puedes frenar mucho más tarde de lo que piensas por muy tarde que creas que estás frenando y tener un nivel de conducción elevado.

    El 911 es un vehículo exigente para llevarlo deprisa, hay que ser preciso y estar dispuesto a sentir de verdad la conducción. No vale trazar la curva y ya está, hay que agarrarse, si es necesario corregir, controlar los rebotes y abrir gas cómo y dónde se debe. La ventaja de esto es que consigues una diversión tremenda sin necesidad de ir jugándote la vida y elevar tu orgullo personal cuando has acabado el tramo de curvas. Vamos, que te lo pasas como un enano.

    Hablemos del cambio PDK. Es uno de los sistemas que te facilita la vida en el 911, los eruditos de un cambio manual no lo podrán entender, pero se puede ir muy, muy deprisa con esta caja de cambios. Incluso más que con una manual en función de tu nivel de conducción, porque con el 911 se te amontonan las curvas que es un gusto.

    ¿Quieres disfrutar del modo manual? Dale a las teclas que verás qué bien cambia. ¿Quieres ir un poco rápido? Pulsa el botón Sport para ganar rapidez en manual y reducción además de revoluciones en automático. ¿Te has levantado hoy con ganas de levantar el asfalto a tu paso? Tecla Sport Plus, es tu solución. En este modo, al igual que en Sport, se endurece la suspensión y la respuesta al gas es más inmediata. Pero además se acabó la suavidad en los cambios, es brusco como una patada en el trasero... Pero rapidísimo. En modo automático sube muchísimo de vueltas y reduce también mucho más. Fíjate si irá bien en automático que al final es la opción más elegida cuando quieres rodar deprisa, más que en secuencial. Por fin un cambio automático como este coche se merece.

    Bueno, dejemos de hablar de maniobras límite y centrémonos en conducir con el techo abierto escuchando el ronroneo ronco del Boxer, que para eso hemos probado un Targa y así también se disfruta de lo lindo.

  • Galería
    Enlázanos
    Agréganos a Delicious Agréganos a Meneame Agréganos a Yahoo Agréganos a Google Agréganos a Fresqui Agréganos a Digg
    Comunidad supermotor
    foro motor
    boletin
    Facebook
    twitter
    Blog