07/06/2001

ROVER 75 TOURER: UN FAMILIAR DE LUJO

El primer familiar de Rover del segmento medio-alto estará en las calles españolas a partir del próximo mes de octubre. Derivado de la berlina Rover 75, el nuevo modelo se distingue, principalmente, por su parte trasera y su versatilidad de carga.

Pruebas - TOMA DE CONTACTO / Sara Soria

Subir fuenteBajar fuente

No sólo es el primer vehículo familiar de la marca británica dentro del nicho medio-alto, también es el primer producto completamente nuevo de la compañía MG Rover Group, fundada el 9 de mayo de 2000 cuando BMW vendió Rover al Consorcio Phoenix. (A mediados de los 90 estuvo disponible una versión Tourer del la Serie 400 que no se importó en España).

Varios han sido los cambios de la nueva compañía en los últimos doce meses. Por ejemplo, trasladar la producción del Rover 75 de la fábrica de Oxford a la de Longbridge o la inversión de unos 200 millones de libras esterlinas en mejoras (cerca de 55.000 millones de pesetas). El objetivo es obtener rentabilidad en 2002 ya que, de momento, el primer año de vida lo han cerrado con pérdidas -se estima que unos 300 millones de libras esterlinas, unos 82.000 millones de pesetas). El nuevo Rover 75 Tourer contribuirá a conseguir los objetivos. La previsión es vender en todo el mundo entre 50.000 y 60.000 unidades del 75 en 2001 de las que un tercio corresponderá a la versión familiar. En España las cifras de venta del Tourer son de 200 unidades en el último trimestre de 2001 y 500 unidades en un año completo. El nuevo modelo costará unas 200.000 pesetas más que el equivalente al modelo de cuatro puertas.

Nueva zaga
Si por algo se diferencia el nuevo 75 Tourer de la berlina es en su parte trasera, ya que el interior y los motores no cambian. Es 47 milímetros más largo que el 75 con una capacidad de maletero de 400 litros hasta la línea del cristal y de 680 hasta el techo (en la berlina es de 432 litros). Con los asientos traseros abatidos la capacidad aumenta hasta los 1.222 litros. Aunque los 400 litros iniciales no son demasiados, están en la línea con respecto al resto de familiares del segmento medio-alto. Comparándolo con la competencia, en su versión larga, está por encima del Audi A4 -390 litros ampliables a 750- o del Alfa Romeo 156 (360 litros). En cambio, le superan el Ford Mondeo -de 540 litros hasta 880-, VW Passat -de 495 a 820-, Toyota Avensis -de 530 a 1000-), Mitsubishi Galant -420-, BMW Serie 3 -de 435 a 890-, el Volvo V40 -de 413 a 890- o el Mercedes Clase C -470 litros-.

Versatilidad de carga
Un detalle muy característico del nuevo familiar es que el cristal del portón trasero se puede abrir independientemente del portón lo que facilita el acceso para cargas más pequeñas. Para evitar problemas, Rover ha instalado un dispositivo antibloqueo que impide abrir el portón trasero si el cristal ya está abierto o viceversa.

Con el objetivo de aumentar la sujeción de la carga la cubierta trasera incorpora una red opcional que se acopla detrás de la parte superior del respaldo trasero o cuando está abatido detrás de los asientos delanteros. El maletero también cuenta con cuatro puntos de amarre y dos compartimentos laterales para guardar objetos más delicados. Otro detalle es la caja de almacenaje para los triángulos de aviso, incorporada al portón trasero.

Sin ventanillas traseras
El interior del nuevo Tourer no cambia respecto a la berlina y cuenta con los mismos niveles de acabado: Confort, Classic y Club. Al entrar en su amplio habitáculo se sigue respirando la misma elegancia de la berlina con un toque de clasicismo gracias a la calidad de sus materiales y a los detalles en madera. El nivel de ruidos es bastante aceptable, aunque como es habitual a altas revoluciones el sonido aumenta. Después de conducir un 2.5 y un 1.8 Diesel, éste último se mostró un poco más ruidoso que el de gasolina.

Con respecto a los familiares tradicionales, el 75 Tourer cambia al prescindir de las ventanillas de las puertas traseras de la berlina. Ahora estas ventanillas siguen la línea del techo permitiendo un mejor acceso a los asientos posteriores y mejorando la visibilidad.

Los asientos traseros están divididos en 60/40 para permitir mayor número de configuraciones. Además, para asegurar que el principal cojín del respaldo trasero quede perfectamente enganchado en posición vertical antes de utilizar el cinturón de seguridad se ha instalado un indicador de aviso y un interbloqueo entre el enganche y el carrete del cinturón central.

Otra ventaja es que el limpiaparabrisas trasero funciona automáticamente si se utiliza la marcha atrás cuando las escobillas delanteras están funcionando. Debido al nuevo perfil de parachoques trasero, se ha revisado la ayuda ultrasónica para el aparcamiento.

Muy resistente
La carrocería del 75 Tourer se caracteriza por su gran rigidez torsional que con unos 20.000 Nm por grado supera a la mayoría de carrocerías de berlinas. Gracias a esta cifra y a que se ha mejorado en un 30% la amortiguación a baja velocidad, el nuevo familiar se comporta muy bien, incluso en las carreteras más viradas, aún así la suspensión peca de ser un poco blanda. Rover ofrece como opción, a partir de septiembre y por unas 80.000 pesetas, la suspensión trasera autonivelante que se endurece automáticamente cuando el coche va muy cargado y se adapta a todas las condiciones climáticas.

También se han mejorado los frenos en todas las versiones debido al mayor peso del vehículo y para que se muestren eficaces con el vehículo totalmente cargado. Ahora el 75 Tourer 2.5 V6 también lleva discos traseros ventilados.

Los mismos motores que la berlina
Todos los motores del Rover 75 se montan en la versión familiar, tres de gasolina y uno Diesel: el 1.8 de 120 CV, 2.0 V6 de 150 CV, 2.5 V6 de 177 CV y 2.0 CDT de 116 CV. Los únicos cambios se han centrado en mejorar la capacidad de enfriamiento del radiador y en adaptar el sistema de escape a la longitud del vehículo. Se ofrecen con cambio manual o automático de cinco velocidades.

Durante la presentación del nuevo modelo en Birmingham (Inglaterra) tuve la oportunidad de conducir el 2.5 V6 con cambio manual y el 2.0 CDT automático. Ambos mostraron un buen comportamiento aunque los 116 CV del Diesel se quedaron un poco cortos debido, principalmente, al peso del vehículo. Mi primera impresión acerca de las cajas de cambios es que la manual es precisa aunque un poco lenta, mientras que la automática realiza los cambios de velocidad de manera suave. Ésta última es muy sencilla y no cuenta con cambio secuencial ni posibilidades de elegir una conducción más deportiva. En general, los desarrollos son bastante elásticos.

En España sólo estará disponible la versión Diesel Classic mientras que el resto de modelos se podrán solicitar bajo pedido.

Como conclusión podemos decir que Rover ha creado un modelo que combina elegancia, prestaciones, comodidad y una gran capacidad de carga: todo un familiar de lujo.

Galería
FICHA TÉCNICA
Aquí tienes los datos de los cuatro motores que monta el nuevo Rover 75 Tourer.
NUEVA GAMA
Rover tiene previsto sustituir toda la gama de productos para 2004. El primer modelo en lanzarse será el Rover 25. Ese mismo año se espera que el sustituto del 45 esté disponible en versión familiar.
¡¡OPINA!!
¿Te gusta como ha quedado la versión familiar del Rover 75? Opina en el Foro de Autos
Enlázanos
Agréganos a Delicious Agréganos a Meneame Agréganos a Yahoo Agréganos a Google Agréganos a Fresqui Agréganos a Digg
Comunidad supermotor
foro motor
boletin
Facebook
twitter
Blog