03/05/2012

SUBARU BRZ

Prestaciones, estilo y conducción deportiva por menos de 30.000¿ en un coupé de diseño atrevido, motor bóxer y tracción trasera.

Subir fuenteBajar fuente

NOVEDAD/ David Ordás

La marca japonesa Subaru, nos presenta el Subaru BRZ, un coupé de cuatro plazas con vocación puramente deportiva, que ofrece prestaciones y sensaciones gracias a su brioso motor boxer atmosférico de 200 CV y a un peso muy contenido.


La técnica del gramo, utilizada con el fin mejorar las prestaciones de los automóviles deportivos, se basa en utilizar componentes y materiales ligeros y prescindir de elementos no esenciales en este tipo de vehículos, para así conseguir una relación peso potencia muy favorable, mejores valores en aceleraciones y deceleraciones y unas reacciones más deportivas. El nuevo Subaru BRZ tiene precisamente en la ligereza su mejor baza, pues declara un peso en vacío de 1.202 kg, por debajo de sus hipotéticos rivales, como pueden ser el Mini John Cooper Works, el Peugeout RCZ o el Volkswagen Scirocco.


Y decimos hipotéticos rivales, porque no existe en el mercado, aparte de su hermano gemelo el Toyota GT86, ningún deportivo de precio similar, motor atmosférico de 200 CV, 4 plazas (aunque las traseras sean casi testimoniales) y tracción trasera. Por prestaciones deberíamos compararlo con un Serie 1 Coupe 125i, con un Audi TT 1.8 TFSI, o con el Hyundai Genesis Coupé 2.0T, si bien solo el nuevo modelo Coreano podría competir en precio con el Subaru BRZ.


Con 4,24 m de longitud y 1,78 m de anchura, el Subaru BRZ es más corto que un BMW Serie 3 Coupé, pero más largo, y bajo que un Audi TT. Con una altura de 1,29 m, solo modelos como el Mazda MX5, con una altura de 1,22 m, o un Porsche Boxster con 1,28 m, son más bajos que el nuevo Subaru. La estampa del BRZ, con unas líneas exteriores muy definidas que dan forma a un coupé que parece inspirado en la competición, se beneficia de una distancia al suelo muy reducida, que deja claras las pretensiones deportivas del modelo.


La imagen de deportivo prestacional, uno de los puntos fuertes a nuestro juicio del nuevo BRZ, no es lo único que se beneficia de la baja altura y distancia al suelo, sino que en el apartado aerodinámico y en el dinámico, también el BRZ saca ventaja de esta característica sobre sus rivales. Por un lado, su estudiada aerodinámica y una distancia al suelo tan reducida, le permite presumir de uno de los mejores coeficientes aerodinámicos de su categoría, con un Cx de 0,27. Por otro, la arquitectura de su motor bóxer, situado en este caso en el frontal con el cambio en prolongación del cigüeñal, consigue bajar considerablemente el centro de gravedad, lo que combinado con una carrocería tan baja, da como resultado un centro de gravedad solo 460 mm por encima de la carretera.


Todo en el nuevo BRZ está pensado para el disfrute de la conducción, desde su diseño y arquitectura mecánica, hasta su motor Boxer de inyección directa de gasolina y admisión atmosférica, que entrega 200 CV, estirando sin descanso hasta casi las 8.000 revoluciones. La progresividad de su propulsor atmosférico permite sacar la quinta esencia de un chasis ligero y ágil con un tarado de suspensiones firmes, independientes en ambos ejes (la delantera de tipo McPherson y la posterior de paralelogramo deformable), que combinadas con una dirección rápida y precisa hacen que trazar curvas con este modelo sea realmente divertido.


Con 5 modos de funcionamiento de los controles de tracción y estabilidad, que van desde el modo normal con todos los controles activos, hasta el más deportivo, con todos los sistemas desactivados, el conductor puede sacar el máximo partido del coche en función de las condiciones de la vía y del uso que le pretenda dar. Porque con un deportivo como el nuevo BRZ, podemos tener varios coches en uno, y recrearnos también con la suavidad de su mecánica atmosférica, apta para la circulación del día a día, que lo hacen perfecto para los desplazamientos cotidianos. Eso sí, si queremos disfrutar de un deportivo sin concesiones, basta con desactivar todos los controles, hundir el pie en el acelerador y esperar a que el testigo luminoso nos indique superadas las 7.500 revoluciones, que tenemos que cambiar de marcha, y dejar que en las curvas la precisa dirección y el diferencial autoblocante Torsen se encarguen de convertir el nuevo deportivo de Subaru BRZ en el coche ideal para un excitante track day en circuito.

Galería
Enlázanos
Agréganos a Delicious Agréganos a Meneame Agréganos a Yahoo Agréganos a Google Agréganos a Fresqui Agréganos a Digg
Comunidad supermotor
foro motor
boletin
Facebook
twitter
Blog