06/06/2001

EL NUEVO MINI LLEGARÁ EN SEPTIEMBRE

Vuelve el Mini, un clásico de los 60 dispuesto a arrasar en el nuevo milenio. A partir del próximo mes de septiembre podrás hacerte con esta pequeña joya, que se venderá en dos versiones (One y Cooper) por 2.412.000 y 2.911.700 pesetas, respectivamente.

Novedades - NOVEDAD/ Bárbara Maregil

Subir fuenteBajar fuente

No hay duda de que los clásicos de las cuatro ruedas están de moda. Si Volkswagen ha vuelto con éxito al mercado con un renovado Beetle y Chrysler está triunfando con el PT Cruiser, Mini no se queda atrás en esta fiebre 'revival' y ataca con dos nuevas versiones de su 'pequeño gran coche'. Así pues, dentro de tres meses ya estarán disponibles en la red de BMW los Mini One y Cooper, por 14.500 euros (2.412.000 pesetas) y 17.500 euros (2.911.000 pesetas).

Un clásico actualizado
Aunque ha recibido numerosos retoques de diseño, este pequeño monstruo mantiene las originales líneas estéticas de su predecesor. De esta manera, el frontal está dominado por el capó de grandes dimensiones, que integra los legendarios faros redondos, y resalta la voluminosa parrilla.

La zaga es extremadamente corta y su perfil lateral se dispone de manera casi perpendicular, a lo que hay que sumar las grandes dimensiones de sus grupos ópticos posteriores, que dan al vehículo un aspecto compacto. Además, los pasarruedas abombados y las líneas horizontales en la zaga hacen que, visto desde atrás, el Mini parezca extremadamente ancho.

Por su parte, el portón trasero tiene un ángulo de abertura de más de 90 grados, con lo que es muy fácil acceder al maletero, que tiene el inconveniente de ser un tanto escaso (sólo tiene una capacidad de 160 litros).

Otro de los detalles característicos del Mini son sus voluminosas llantas de 15 pulgadas. Las de la versión Cooper son de aluminio y están disponibles en color blanco o en plata, mientras que las del Mini One están fabricadas en acero con embellecedores de color plata. Ambos modelos puden equiparse opcionalmente con llantas de 16 o 17 pulgadas.

A pesar de sus reducidas dimensiones, el Mini cuenta con un habitáculo bastante espacioso y dispone cuatro plazas útiles.
En el salpicadero sobresale el velocímetro que, además, incluye indicadores para el depósito, la temperatura del agua y otras funciones, como sistema de control de la presión de los neumáticos. La avanzada tecnología empleada en el diseño de este vehículo se distingue también en detalles como la columna de dirección regulable en altura, los retrovisores eléctricos o el moderno climatizador automático.

Con toda seguridad
Este modelo también viene equipado con un completo equipamiento de seguridad, que alcanza unos niveles muy superiores a sus posibles competidores. De esta manera, los grandes discos de freno (ventilados adelante) en las cuatro ruedas, combinados de serie con el ABS de cuatro sensores, con sistema de control de frenado en curvas (CBC) y con regulación electrónica de la distribución de la fuerza de frenado (EBD), se encargan de detener al Mini siempre de modo óptimo.
Otro elemento de seguridad pasiva único en el segmento es el sistema de control de la presión de los neumáticos que se ofrece de serie.

Asimismo, el Mini cuenta con cuatro airbags de serie, dos delanteros y dos laterales, controlados mediante sensores de impacto compartidos.

Opcionalmente también se ofrece el sistema de control de la tracción ASC + T, el sistema de control dinámico de la estabilidad DSC y un moderno sistema de airbags situados en el techo, destinados a la protección de la cabeza de los ocupantes en caso de impacto lateral.

Mecánicas de excepción
El Mini Cooper equipa un potente motor de 1.600 cc, 115 CV y 4 válvulas por cilindro. Con él, este modelo es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 9,2 segundos y de alcanzar una velocidad punta de 200 km/h. Considerando estas prestaciones, el consumo combinado es bastante contenido: 6,7 litros según norma UE.

Por su parte, el Mini One monta un motor de 90 CV, con el que acelera de 0 a 100 km/h en 10,9 segundos y alcanza una velocidad máxima de 185 km/h, consumiendo tan sólo 6,5 litros a los 100 kilómetros.

Un último apunte: el Mini viene de serie con cambio manual de cinco velocidades, pero también se ofrece opcionalmente con caja de cambios progresiva de fácil uso (CVT), que incluye un sistema de control para Steptronic. De esta manera, se puede elegir entre la modalidad de cambio automático normal o una conducción más deportiva, gracias a la caja de cambios semiautomática de seis marchas.


bulletNOTICIAS RELACIONADAS

· MINI COOPER: ELIXIR ANTIDEPRESIÓN