31/07/2009

COMPARATIVA: DIFERENTES FORMAS DE VIAJAR 4 PERSONAS

Con la llegada del verano, los largos viajes se multiplican y hoy os mostramos diferentes tipos de automóviles con los que compatibilizar el día a día con los viajes. Cada uno tiene sus puntos fuertes, pero también sus inconvenientes. Vamos a verlos.

Subir fuenteBajar fuente

PRUEBA/ Iván Solera

  • Introducción.
  • Conducción en ciudad.
  • Conducción en carretera.



    CONDUCCIÓN EN CARRETERA

    Sensaciones a los mandos
    Vamos a ver cómo se comportan en carretera estos cuatro coches, luego hablamos de los interiores.

    En este apartado hay un claro vencedor, el Honda Accord. Este familiar llegado de Japón es estable, se muestra muy aplomado, balancea muy poco y además es cómodo. El compromiso entre efectividad y comodidad es impresionante. Su propulsor es suave, silencioso, potente y progresivo. El Skoda es el siguiente en comportamiento dinámico, algo más seco de suspensiones y algo menos aplomo, pero su dirección es muy precisa y se muestra más ágil en curvas que el Accord.

    El Lancia Delta desbanca al Picasso en carretera por su suavidad y comodidad de suspensiones. Además balancea menos (bastante más que el Accord y el Octavia), la dirección es más precisa y se mueve con mayor agilidad. El Picasso se queda el último, su altura y peso penalizan el comportamiento dinámico junto con un tarado de suspensiones blando. Cabecea en las frenadas, aceleraciones y cambios de marcha. Balancea en los apoyos pero luego resulta más preciso de lo que parece tras los primeros metros.

    Cuatro personas en cuatro coches diferentes
    Sin lugar a dudas el mejor puesto de conducción es el del Honda Accord, pero juega con ventaja con respecto al Octavia por estar rozando el segmento de los coches de lujo y ser el más caro de la comparativa. A los mandos del Accord todo es comodidad gracias a un equipamiento muy completo, además de acabados y materiales de primer nivel. Tras él, el Skoda Octavia luce por su la multitud de reglajes que te permiten lograr una postura de conducción ideal. El Lancia Delta también juega en el segmento premium, como el Honda, pero está peor resuelto y el asiento del conductor presenta unas formas que no se adaptan bien a todas las espaldas y la tapicería da más calor de lo normal. El Picasso, que en principio es el más viajero, adolece también de unas formas menos ergonómicas en sus asientos, los mandos tienen poca calidad y su distribución es un tanto extraña.

    Por amplitud interior debemos elegir sin duda el C4 Picasso, es el más grande y el más modulable. Nos permite configurar el habitáculo en función de nuestras necesidades, tiene mucha altura libre al techo, es ancho, los asientos traseros tienen reglaje longitudinal y de inclinación del respaldo, hay muchos huecos portaobjetos de generosas dimensiones y hasta tiene un cajón refrigerado para las bebidas. El siguiente en espacio es el Octavia. Tiene más hueco para las piernas de los pasajeros traseros que el Accord aunque un poquito menos de altura libre en estas plazas. En las delanteras la sensación de espacio también es mayor que en el Accord, debido a un salpicadero y una consola central menos envolvente. Por último el Delta, que no es que sea pequeño (de hecho tiene más espacio para las piernas en las plazas traseras que el Skoda y el Accord), pero la altura libre de éstas sí es notablemente menor. Además, en las plazas delanteras se aprecia menos anchura y las formas del salpicadero también restan amplitud.

    Con la capacidad del maletero salta la sorpresa, el Accord es más capaz que el C4 Picasso. El Honda tiene 672 litros de capacidad, el Picasso 500 o 605 si desplazamos los asientos traseros hacia delante. Pero además, si cargamos por encima de la cortina de carga, el Honda también sale ganando porque el portón muy inclinado del Picasso le resta capacidad. Tras ellos el Skoda tiene una capacidad de 560 litros pero sin posibilidad de ampliación si hablamos de viajar cuatro personas de forma cómoda. Por último el Delta, con 380 litros que se amplían a 465 desplazando los asientos traseros al límite de sus guías. Pero tiene la posibilidad de quitar la bandeja trasera si alguno de los bultos que transportamos es demasiado alto, cosa que con una berlina como el Skoda no podemos hacer.

    Nuestra conclusión es que nos quedamos con el Honda Accord o, en su defecto, con un familiar más económico. Los Station Wagon, Break, rancheras o como quieras llamarlos, son los más polivalentes, tienen un comportamiento dinámico similar al de las berlinas y suelen consumir menos que un monovolumen. Las ventajas del monovolumen son la mayor sensación de espacio y menor fatiga en las piernas en viajes largos por su postura de conducción más elevada.

  • Galería
    Enlázanos
    Agréganos a Delicious Agréganos a Meneame Agréganos a Yahoo Agréganos a Google Agréganos a Fresqui Agréganos a Digg
    Comunidad supermotor
    foro motor
    boletin
    Facebook
    twitter
    Blog