23/07/2009

BMW 135i CABRIO Y 120d COUPÉ: CUESTIÓN DE PRIORIDADES

La llegada de la carrocería coupé en el BMW Serie 1 trajo de la mano al cabrio. Hoy probamos ambas carrocerías con diferentes motores y cajas de cambio. Todo un abanico de posibilidades para configurar el Serie 1 ideal.

Subir fuenteBajar fuente

PRUEBA/ Iván Solera

  • Introducción y diseño.
  • Habitáculo y equipamiento.
  • Motor, prestaciones y consumo.
  • Comportamiento.



    MOTOR, PRESTACIONES Y CONSUMO

    Potencia a raudales
    Las motorizaciones probadas son un dos litros Diesel de 177 CV y un seis cilindros en línea de gasolina que desarrolla 306 CV de potencia máxima. Con estas cifras no es de extrañar que sean don vehículos ágiles y rápidos, pero vayamos por partes.

    El Diesel muestra una suavidad de funcionamiento a cualquier régimen destacable. No hay brusquedades en la entrega de potencia y, desde abajo, empuja con muchísimas ganas. El par motor es de 350 Nm, por lo que las rápidas recuperaciones están garantizadas.

    El consumo varía poco en función del tipo de conducción, no como sucede con los propulsores de gasolina. Las cifras son muy reducidas para las prestaciones del coche. Los consumos homologados son de 4,1 litros a los cien en carretera, 6,1 en ciudad y 4,8 litros en uso combinado.

    El seis cilindros del 135i es un motor de los que te hacen disfrutar del automóvil, suave, rabioso, potente, lleno... Lo tiene todo. Desde el régimen de ralentí ya tiene potencia para tirar del pequeño BMW y, a medida que sube de vueltas, más la emoción se multiplica. El par motor es de 400 Nm y lo da a sólo 1.300 rpm, por eso es capaz de moverse así a bajas vueltas. Lo más destacable es que permite realizar una conducción relajada sin esfuerzo o luchar contra el crono en un circuito como un deportivo puro.

    Sus cifras de consumo poco tienen que ver con las del Diesel, pero considerando de lo que es capaz, no se puede decir que sea muy gastón. Los consumos homologados son de 7,1 litros en carretera, 13,3 en ciudad y 9,4 en uso combinado.

    La caja de cambios en la unidad Diesel que probamos es manual de seis velocidades. Poco o mucho se puede decir de ella, es como todas las de BMW, recorridos cortos, algo tosca, muy precisa y con la palanca situada en el sitio justo. Para los que disfrutan de una conducción deportiva es todo un placer.

    El 135i probado equipa caja de cambios automática con levas en el volante para su uso secuencial. Puedes cambiar sólo con una mano, porque se suben marchas por la parte de atrás del volante y se bajan por la de delante (en ambos lados). El cambio es rápido pero le falta un puntito en las reducciones para llevarse una gran nota en utilización manual. En automático creo que abusa de las marchas largas, por lo que yo me quedo con la caja manual.

  • Galería
    Enlázanos
    Agréganos a Delicious Agréganos a Meneame Agréganos a Yahoo Agréganos a Google Agréganos a Fresqui Agréganos a Digg
    Comunidad supermotor
    foro motor
    boletin
    Facebook
    twitter
    Blog