24/01/2008

PORSCHE CAYMAN S: LA FIERECILLA DOMADA

El Porsche Cayman S es un auténtico deportivo, con todo su carácter y rudeza que a la vez ofrece una facilidad de conducción asombrosa. Es atractivo, elegante, rápido y utilizable. ¿No te lo crees? Sigue leyendo.

Subir fuenteBajar fuente

PRUEBA/ Iván Solera

  • Introducción y diseño.
  • Motor y prestaciones.
  • Comportamiento.



    HABITÁCULO Y EQUIPAMIENTO

    ¿Necesitas un babero?
    Yo casi sí. Cuando recogí el Porsche Cayman y entré en el habitáculo se me volvieron locos los ojos. No sabía dónde dirigirlos, todo me llamaba la atención. Lo más destacable son los enormes asientos con reposacabezas integrado y el tapizado interior en piel (opcional) que cubre casi la totalidad del habitáculo. Los acabados rayan la perfección, así como la ergonomía. El Cayman ofrece infinidad de reglajes (los del asiento son eléctricos) para que no tengamos problemas a la hora de encontrar nuestra postura ideal de conducción, aunque una regulación en profundidad del volante con algo más de recorrido no estaría de más. La altura libre es más amplia de lo esperado, pero claro, es que con el Cayman vas sentado literalmente en el suelo y con las piernas muy avanzadas.

    La postura es muy deportiva, lo que suele conllevar una dificultad notable a la hora de acceder o salir del habitáculo. No se puede querer todo.

    Los mandos están situados allí donde vas a buscarlos, excepto la llave de arranque que, fiel a la tradición de la marca, está situada en el salpicadero y a la izquierda de la caña de dirección. No es ni mejor ni peor, es diferente, es Porsche.

    Las únicas pegas que he podido encontrarle al Cayman en su interior han sido la dificultad de manejo de la pantalla multifunción (audio, teléfono, etc.), los pocos y pequeños huecos portaobjetos y la peculiar utilización de algunos mandos. Me explico. Para seleccionar funciones de la pantalla del cuadro de mandos se usan las palancas tras el volante, hasta ahí bien. Pero hay que empujar hacia delante en lugar de hacia atrás o pulsar un botón como en la mayoría de coches. No nada grave, es cuestión de aprendizaje, pero sí es curioso.

    A pesar de ser un deportivo auténtico de sólo dos plazas, la capacidad de carga del Cayman permite ir de viaje con tu pareja sin que discutas en exceso por la cantidad de equipaje que vais a llevar. Tiene dos maleteros, uno delante estrecho y profundo que es capaz de alojar una maleta de tamaño medio más alguna bolsita y otro atrás ancho, plano y con poca altura pero suficiente. Además sobre el motor podemos cargar objetos ligeros y tiene una red elástica para sujetarlos y que no se muevan ni salgan disparados.

    El equipamiento del Cayman es como tú quieras que sea porque va a golpe de talonario. El climatizador es opcional, como el control de velocidad, volante multifunció... Equipamiento que viene de serie en compactos generalistas y que en el Cayman hay que pagar a pesar de sus más de 66.000 euros de precio.

  • Galería
    Enlázanos
    Agréganos a Delicious Agréganos a Meneame Agréganos a Yahoo Agréganos a Google Agréganos a Fresqui Agréganos a Digg
    Comunidad supermotor
    foro motor
    boletin
    Facebook
    twitter
    Blog