04/12/2007

BMW 335i COUPÉ: LO TIENE TODO

BMW nos propone 'el coupé total', un coche con el que puedes viajar, ir a diario al trabajo, a cenar a un restaurante de lujo y, además, no te pone ninguna pega en tramos de curvas. Lo tiene todo.

Subir fuenteBajar fuente

PRUEBA/ Iván Solera

  • Introducción y diseño.
  • Motor y prestaciones.
  • Comportamiento.



    HABITÁCULO Y EQUIPAMIENTO

    Sobriedad y buenos acabados
    Cuando fui a recoger el Serie 3 y vi que era de color gris plata... se me cayó el alma a los pies: 'Otro plata, esto es una plaga'.

    Y es que, con las cifras que había leído en la ficha técnica del 335i me esperaba un color menos insulso. Pero mi primera percepción rápido empezó a convertirse en un error, cuando me fijé en las generosas llantas la cosa se empezó a poner interesante. Y el remate final fue cuando abrí la puerta y se me empezó a caer literalmente la baba al ver la combinación entre los plásticos negros, las inserciones de aluminio y el cuero rojo oscuro -no granate- que cubre los asientos y guarnecidos laterales. ¡Qué elegante!

    Bueno, dejando de lado mis paranoias te diré que la postura de conducción es típica de BMW... sensacional. Encuentras todo tipo de regulaciones y muy amplias para que, sea cual sea tu estatura, encuentres tu postura ideal. El volante está bastante vertical y la palanca del cambio allí donde la buscarías, como casi todos los mandos.

    Las plazas delanteras son muy amplias y, para no tener que hacer contorsionismo a la hora de ir a ponernos el cinturón de seguridad, cuenta con un curioso sistema que te lo acerca.

    La amplitud delantera no llega a las plazas de atrás, en ellas el espacio para las piernas es justo y es fácil que la parte trasera de la cabeza toque con el techo. Por cierto, atrás sólo hay dos plazas que están separadas por el túnel de la transmisión y diversos huecos portaobjetos. El acceso a estas plazas no es muy incómodo a pesar de la escasa altura de la carrocería. Las puertas son amplias y los asientos delanteros tienen un sistema de avance eléctrico para facilitar la maniobra.

    El maletero tiene una capacidad de 430 litros muy aprovechables gracias a sus formas cuadradas. El respaldo del asiento trasero se abate al 40/60 para aumentar la capacidad de carga.

    Lo que más llama la atención del interior del coupé es la calidad de materiales (mejor que en la generación anterior) y acabados. Como puntos mejorables podríamos citar el diseño sobrio y el maldito indicador analógico de consumo instantáneo que lleva un montón de años en los cuadros de instrumentos de la marca y es igual de inútil que el día que lo estrenaron.

  • Galería
    Enlázanos
    Agréganos a Delicious Agréganos a Meneame Agréganos a Yahoo Agréganos a Google Agréganos a Fresqui Agréganos a Digg
    Comunidad supermotor
    foro motor
    boletin
    Facebook
    twitter
    Blog