31/07/2007

VOLKSWAGEN EOS 2.0 TFSI: LA DIOSA DE LA AURORA

Volkswagen ha elegido un nombre mitológico para su elegante coupé-cabrio, el Eos. Probamos la motorización TFSi de 200 CV que hasta hace poco era la más potente y ahora queda relegada para ser la opción equilibrada con un puntito de pasión.

Subir fuenteBajar fuente

PRUEBA/ Iván Solera

  • Introducción y diseño.
  • Habitáculo y equipamiento.
  • Motor y prestaciones.

    COMPORTAMIENTO

    Calidad de rodadura bajo el Sol
    Es curioso, pero existe la creencia generalizada de que los descapotables tienen que ser deportivos, cuando en realidad son coches pensados para pasear tranquilamente bajo el Sol. Por eso decir que el Eos es un elegante descapotable con carácter deportivo puede sonar a risa si lo comparamos con un modelo con verdaderas cualidades racing como, por ejemplo, su compañero de propulsor el Golf GTi. El Golf es claramente superior en todo y principalmente en carácter. Pero si nos dedicamos a observar con atención el mercado de los descapotables veremos que la mayoría son bastante tranquilitos y que el Eos en su versión de 200 CV es de los más alegres.

    Con el techo cerrado el Eos es similar a un coupé, sólo se perciben pequeños crujidos del techo en carreteras bacheadas y un ruido aerodinámico algo superior a alta velocidad. La visibilidad hacia atrás no es uno de sus fuertes en esta configuración, así que se agradece que los sensores de aparcamiento traseros sean de serie en toda la gama, qué detalle ¿eh? Pero no creas que se incluyen en el equipamiento de serie por hacer la gracia, es así porque la tapa del maletero bascula hacia atrás cuando se abre o cierra el techo y necesita un espacio libre de 50 cms para realizar la maniobra y los sensores bloquean el sistema si el espacio libre es inferior.

    Una vez descapotado podemos circular hasta unos 120 Km/h con comodidad, sobre todo si subimos las ventanillas y montamos el cortavientos trasero. Las plazas traseras quedan inutilizadas con este sistema pero si queremos rodar a techo descubierto con cuatro ocupantes deberemos hacerlo a baja velocidad si no queremos agotar a los pasajeros de atrás por la paliza que les da el viento.

    El Eos rueda suave a pesar del tarado deportivo de las suspensiones de esta versión y los neumáticos de perfil bajo. El confort a bordo es alto pero se muestra firme para evitar balanceos de la carrocería y permitir dar rienda suelta al fabuloso propulsor de vez en cuando. Se nota más pesado y lento en los cambios de dirección que un Golf o un Jetta, pero menos que un Passat. La dirección se muestra precisa y es bastante directa, esto acentúa la sensación de agilidad del Eos. El tarado de las suspensiones acoge con agrado ciertas libertades en tramos de curvas, incluso si exprimes un poco los 200 CV.

    Elegante, semi-práctico, rápido y bello, así veo yo el Eos, aunque si lo de la potencia te da un poco igual porque no quieres correr y prefieres disfrutar la parte más sosegada de este cabrio-coupé, siempre puedes elegir el FSi de 150 CV.

  • Galería
    Enlázanos
    Agréganos a Delicious Agréganos a Meneame Agréganos a Yahoo Agréganos a Google Agréganos a Fresqui Agréganos a Digg
    Comunidad supermotor
    foro motor
    boletin
    Facebook
    twitter
    Blog