03/07/2007

CITROËN GRAND C4 PICASSO 2.0 HDi CMP: GRANDE GRANDE

El nuevo C4 Picasso en su versión siete plazas es mucho más que el anterior modelo. Es más grande, espacioso, dinámico, potente y maduro.

Subir fuenteBajar fuente

PRUEBA/ Iván Solera

  • Introducción y diseño.
  • Habitáculo y equipamiento.
  • Comportamiento.



    MOTOR, PRESTACIONES Y CONSUMO

    Bien de motor, el cambio es mejorable
    El propulsor de la unidad probada es un cuatro cilindros de dos litros con tecnología HDi que desarrolla una potencia máxima de 138 CV a 4.000 rpm y un par máximo de 270 Nm a 2.000 rpm. Dado el peso y el volumen del vehículo en cuestión se antoja como una opción nada descabellada y bien equilibrada. Se muestra potente y voluntarioso, consiguiendo buenas recuperaciones, acelerar de 0 a 100 en 12,5 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 195 Km/h. Lo único negativo de este motor es que su sonoridad es más elevada que la de los anteriores HDi de 90 y 110 CV. El cambio de la unidad probada es el denominado CMP, es una caja automática y secuencial. La palanca va situada tras el volante en la parte alta y en cuanto te descuidas le das sin querer a los limpiaparabrisas. Por cierto, las palancas tras el volante para luces y 'limpias' siguen siendo las mismas que las del Xsara. Tras el volante también encontramos un par de levas para subir y bajar marchas de forma manual al más puro estilo F1... y eso que es un monovolumen. Esta caja de cambios tiene sus cosas buenas y menos buenas, las buenas son que no es muy lenta en los cambios, la salida desde parado no es muy brusca, no da la sensación de ir siempre a medio embrague y te permite dejar caer el coche en rampas y pendientes para maniobrar teniendo una marcha engranada. Y ahora las malas. Es brusco en los cambios de marcha, produciendo cabeceo en el pasaje en cuanto pisas el gas más de un cuarto de su recorrido y las maniobras son un poco delicadas. El motivo de esto último es que, por norma general, con un cambio automático las maniobras se hacen sin acelerar porque el coche siempre tira al tener una marcha engranada. Como en este caso no es así, hay que acelerar y, al no tener un pedal de embrague bajo el pie izquierdo, hay que cogerle muy bien el puntillo para no hacer las maniobras bruscamente. Por lo demás el trabajo de la caja de cambios es correcto siempre y cuando no busquemos una conducción muy ligera, objeto para el que obviamente no se ha diseñado el cambio... ni el vehículo. Los consumos homologados son de 5,1 litros en carretera, 7,9 en ciudad y 6,1 en uso mixto. Durante la prueba el consumo medio fue de 8,4 litros a los cien, con un 40% de los kilómetros hechos en carretera a un ritmo de 140-150 Km/h, un 20% en circunvalaciones a ritmo legal y el resto en ciudad con poco tráfico.

  • Galería
    Enlázanos
    Agréganos a Delicious Agréganos a Meneame Agréganos a Yahoo Agréganos a Google Agréganos a Fresqui Agréganos a Digg
    Comunidad supermotor
    foro motor
    boletin
    Facebook
    twitter
    Blog