03/07/2007

CITROËN GRAND C4 PICASSO 2.0 HDi CMP: GRANDE GRANDE

El nuevo C4 Picasso en su versión siete plazas es mucho más que el anterior modelo. Es más grande, espacioso, dinámico, potente y maduro.

Subir fuenteBajar fuente

PRUEBA/ Iván Solera

  • Introducción y diseño.
  • Motor y prestaciones.
  • Comportamiento.



    HABITÁCULO Y EQUIPAMIENTO

    Menos de lo que parece
    El interior del Grand Picasso engaña a simple vista. Parece increíblemente grande, pero no lo es tanto. Las plazas delanteras sí lo son, tienes 'espacio vital' de sobra por altura, anchura y profundidad. El parabrisas está muy tumbado, lo que hace que el salpicadero sea enorme, pero sus formas redondeadas tienden hacia la parte delantera para producir una sensación de espacio inmensa. Los asientos tienen un tamaño normal, incluso la banqueta es algo más grande que la media, pero con la gran anchura disponible parecen pequeños. Tienen regulación en altura y los conductores de mayor talla no encontrarán estrecheces. La regulación en inclinación del respaldo es por puntos predeterminados, así que si somos quisquillosos puede que no consigamos la postura ideal. No tiene regulación lumbar, pero sí unos cómodos reposabrazos centrales individuales. El volante se regula en altura y profundidad, pero este último reglaje debería ser un poco más amplio porque el volante está muy tumbado y la parte alta queda un poco alejada. ¿Y los mandos? ¡Ay los mandos...! Haciendo un alarde de modernidad Citroën ha vuelto a hacerlo, los ha dispuesto en posiciones poco habituales. Así, podemos decir que este es uno de esos coches que tienes que aprender a llevarlos. Por muchos coches que hayas conducido, este C4 te obliga a detenerte al menos unos segundos para saber lo que tienes que hacer para iniciar la marcha. Es diferente, es un auténtico Citroën. En este caso mantiene el volante súper-multi-mega-función del C4 con mil o dos mil botones (no sé, perdí la cuenta entre ruletitas y pulsadores). La climatización se sitúa en el salpicadero, los mandos del conductor en la parte izquierda (donde los alemanes ubican los de las luces) y los del acompañante en el extremo derecho. El cuadro digital preside la parte central del salpicadero y sus funciones relacionadas lo flanquean (puesta a cero, color del fondo, cantidad de información mostrada...). Es atractivo, con muchas y claras indicaciones pero sin reloj de temperatura. Un poco más abajo encontramos un regulador para el ambientador que va incorporado en la ventilación y más abajo una tapa tras la que se esconde el equipo de sonido. Y menos mal que tiene tapa porque parece sacado de los años ochenta. En general los materiales y acabados han dado un gran paso adelante situándose en línea con la competencia. Las plazas de la fila central son individuales, con buena anchura pero con espacio para las piernas un poco justo. Los pasajeros de esta fila pueden disfrutar de climatización, mesitas tipo avión y cortinillas laterales para que el sol no les moleste a través de las grandes ventanillas. Y si pasamos una fila más atrás... la cosa ya no pinta tan bien. Las dos plazas traseras son para niños o traslados cortos y ocasionales. Una pena porque, vistas las dimensiones del Grand Picasso, parecían más aprovechables. El maletero en configuración cinco plazas tiene una capacidad de 576 litros y con los siete asientos desplegados 208 litros. Como suele pasar, en configuración de siete plazas el maletero queda tan reducido que apenas caben los triángulos de emergencia y los abrigos de los ocupantes. Pero quiero destacar un par de detalles, el primero es la luz interior del maletero que se extrae haciendo las funciones de linterna recargable, algo más que práctico que podría extenderse entre los diferentes fabricantes y modelos. Y el segundo es la cortinilla que tapa la carga del maletero, tiene un alojamiento específico para cuando desplegamos todos los asientos, así no hay que dejarla en casa o llevarla tirada entre los pies de los pasajeros. Parece una obviedad, pero la gran mayoría de siete plazas no disponen de este hueco. El problema es que el espacio está cotizado y hay que saber jugar bien al Tetris para encajarla.

  • Galería
    Enlázanos
    Agréganos a Delicious Agréganos a Meneame Agréganos a Yahoo Agréganos a Google Agréganos a Fresqui Agréganos a Digg
    Comunidad supermotor
    foro motor
    boletin
    Facebook
    twitter
    Blog