14/12/2006

TOYOTA COROLLA VERSO 2.2 D4D 177CV SPORT: CUESTIÓN DE MODAS

En motorización Diesel primero contaba con 116 CV, luego 136 y ahora 177 CV. El Corolla Verso no se queda atrás en la encarnizada batalla por la potencia, ¿es necesario este caballaje para un monovolumen?

Subir fuenteBajar fuente

PRUEBA/ Iván Solera

  • Introducción y diseño.
  • Motor y prestaciones.
  • Comportamiento.



    HABITÁCULO Y EQUIPAMIENTO

    Sofisticación
    En el interior también se le da un pequeño toque de gracia a la versión Sport, incluye volante y pomo de la palanca del cambio en cuero con costuras en color plata y tapicería deportiva. El equipamiento no ofrece más que esto con respecto a la versión Sol, pero no deja de ser interesante. Ofrece radio-CD con mandos en el volante, elevalunas eléctricos en todas las puertas, retrovisores eléctricos, control de velocidad, climatizador, sensor de lluvia, ordenador de a bordo, antinieblas, ESP y multitud de sistemas de seguridad activa y pasiva.

    Además de todo esto, la unidad probada incluye cámaras delanteras y trasera, navegador y DVD con pantallas tras los reposacabezas de los asientos delanteros. Pero se aprecian ciertas carencias que no cuadran mucho en un coche tan equipado, los retrovisores exteriores no se pliegan eléctricamente, no tiene reloj de temperatura del motor y los asientos carecen de regulación lumbar aunque a cambio incorporan reposabrazos centrales.

    Lo mejor del Corolla Verso es su habitabilidad interior, con apenas 4,36 metros de longitud es capaz de acoger a siete pasajeros. Cuatro personas podrán disfrutar de la máxima comodidad, un quinto pasajero no es mal recibido ya que el asiento central de las plazas traseras es del mismo tamaño que los laterales. Pero la cosa cambia cuando tenemos que hacer uso de la tercera fila de asientos. Si consideramos las dos plazas traseras como auxiliares no hay problema, lo que no podemos es pensar que son dos plazas más, igual de aprovechables que el resto. Son aptas para niños o para adultos en cortos desplazamientos porque la altura libre es reducida y la flexión de piernas muy acusada. Además el maletero con siete plazas ve reducida su capacidad hasta unos casi inútiles 63 litros.

    En su favor hay que decir que no es el único, le pasa a todos los monovolúmenes derivados de compactos. Y hay que destacar que el Corolla dispone de un hueco en el maletero para guardar la esterilla que cubre la carga, no hay que tirarla por entre los asientos o dejarla en casa. Con la última fila de asientos escondida bajo el suelo el maletero crece hasta rozar los 400 litros, no es espectacular porque el suelo queda bastante alto. Sigo pensando que en este tipo de vehículos sería más recomendable ofrecer la última fila de asientos como opción, no que venga de serie porque la mayoría de usuarios no la usarán en toda la vida del coche y se pierde una capacidad de maletero muy interesante.

  • Galería
    Enlázanos
    Agréganos a Delicious Agréganos a Meneame Agréganos a Yahoo Agréganos a Google Agréganos a Fresqui Agréganos a Digg
    Comunidad supermotor
    foro motor
    boletin
    Facebook
    twitter
    Blog