01/10/2012

FERIA DEL VEHÍCULO CLÁSICO CIUDAD DE OVIEDO 2012

Un año más el Palacio Municipal de los Deportes de Oviedo se convirtió en el meeting de clásicos más importante de la zona norte, mostrando algunos de los vehículos más emblemáticos de la historia del automóvil.

Subir fuenteBajar fuente

ACTUALIDAD/ David Ordás

Solo la pura pasión por el automóvil puede explicar el tiempo que muchos dedican a restaurar, cuidar y conservar estos coches clásicos que en eventos como la Feria Internacional del Vehículo Clásico Ciudad de Oviedo comparten con todos nosotros. Gracias en primer lugar a estos apasionados aficionados, y gracias también al apoyo institucional, tan escaso pero tan importante en estos momentos de estrecheces económicas, pudimos disfrutar el pasado 22 y 23 de Septiembre de la exposición internacional de clásicos Ciudad de Oviedo 2012.


También, y al igual que en pasadas ediciones, esta feria fue capaz de congregar tanta gente en la zona interior del pabellón del Palacio de Deportes de Oviedo, a la se accedía tras pagar la entrada, como en los exteriores del mismo, de libre acceso y en cuyos aledaños se mostraban también una gran cantidad de coches históricos. Eso sí, acceder al interior del Pabellón tenía premio, pues dentro se podían admirar no solo vehículos clásicos de gran valor, sino que en esta décimo quinta edición, en la que se respiraba un evocador aire racing de época, también se dieron cita algunos de los vehículos de competición más legendarios de los años 80.


En un ejercicio que algunos llaman de arqueología industrial, y que aquellos que vivimos los automóviles con pasión sentimos como algo especialmente evocador, contemplamos algunos de los coches de rally que luchaban contra el cronómetro hace 3 o más décadas. Allí estaban los temibles Grupo B, con el Lancia 037 de Bernardo Cardín ¿El Gaitero¿, el imbatible Audi Quattro o el musculoso Renault Maxi5 Turbo. Coches que, apartados de las carreteras hace más de 25 años, aún hoy siguen imponiendo respeto con su sola presencia. Les acompañaban otros coches de rally emblemáticos, como un llamativo Renault 8 TS, un precioso Lancia Zagato, un Ford Escort MK1, o un Fiat 600 Abarth.


Además de estos modelos que parecían esperar congelados en el tiempo en un parque de verificaciones, en la feria se podían contemplar también muchos de los modelos históricos más emblemáticos de Rolls Royce, y un Hispano Suiza que perfectamente restaurado, se convirtió en el imán de todas las miradas. Como en otras ocasiones, y siendo un fiel reflejo de la afición en nuestro país a los coches yanquis, los americanos también estaban bien representados, con un llamativo Corvette Cabrio V8, un imponente Dodge Serra o un elegante Mustang de 1966. Menos llamativo a simple vista, pero igual de apreciado por los entendidos, un Ford Country Squire de 1951 mostraba su estética de camioneta familiar combinada con la parte trasera de madera, lo que no le impedía montaba un potente motor V8 de 3,9 litros.


La guinda a la feria la ponían en esta ocasión los coches de los socios del Club Ferrari España, que congregó en las afueras del pabellón a algunos de los deportivos más deseados, de todas las épocas y características, juntando modelos clásicos con los más actuales. Una ocasión única de ver una gran cantidad de deportivos del fabricante del caballino juntos, y poder valorar la evolución estética y tecnológica de unos coches que son el exponente de la más avanzada tecnología aplicada a la automoción.

Galería
Enlázanos
Agréganos a Delicious Agréganos a Meneame Agréganos a Yahoo Agréganos a Google Agréganos a Fresqui Agréganos a Digg
Comunidad supermotor
foro motor
boletin
Facebook
twitter
Blog