03/06/2009

POLARIS SPORTSMAN 550XP VS. YAMAHA GRIZZLY 550

A veces, la primera impresión no nos deja ver las cosas con claridad y el que parece el más fuerte a priori luego no lo es tanto. Esto nos recuerda la historia de David contra Goliat. ¿Ya sabes por dónde van los tiros en este reportaje?

Subir fuenteBajar fuente

COMPARATIVA/ Revista Quad&Jet / Redacción

La verdad es que tengo que confesaros algo: antes de realizar la prueba junto a nuestras 'supernenas' (Virginia, Blanca, Marta y Sandy), su opinión, viendo los dos ATV sin haberlos ni arrancado, era unánime. 'Oye, Alí ¿son la misma cilindrada? Es que al Yamaha se le ve tan poca cosa al lado del nuevo Polaris...' Siempre se dice que las primeras impresiones son las que cuentan, ¿será verdad? Por suerte, creo que en esta ocasión voy a tener el privilegio de poder comprobarlo.

Las apariencias engañan
Las chicas se peleaban por llevar el nuevo el Polaris al circuito, así que, resignado, me acerqué a su rival en esta comparativa, sentía interés por probarlo. ¡Mujeres de poca fe! Comenzamos nuestra comparativa en un circuito muy rápido y, en varias tandas, el Polaris sacó su genio en aceleración y velocidad punta, dándole la razón a las chicas, en este terreno era imbatible. 'Qué le pasa al tractor de Yamaha. No anda', comentaban entre ellas. En parte, tenían razón y es que no podemos olvidar que estas chicas son guerreras y saben de lo que hablan porque llevan mucho tiempo en el mundo del quad. Aquella guerra entre Yamaha y Polaris parecía David contra Goliat. Alguien tenía que equilibrar un poco la situación y decidí defender a David: 'vamos a una trialera para ver cómo funciona el Polaris. Os recuerdo que los ATV no se crearon para correr que para eso ya están los quads deportivos'. Nos dirijimos a la zona de piedra a la que nos teníamos que enfrentar. Esto ya había dejado de ser una comparativa para convertirse casi, casi, en una guerra de sexos.

Entremos en la trialera y... ¡sorpresa! David realiza la zona de piedras sin despeinarse, buena reductora, mejor bloqueo de diferencial, aunque con las ruedas de serie perdía algo de tracción pero pasó como un campeón. Ahora era el turno del Polaris y amigos míos, ¡se atascó sobre una enorme piedra! Yo iba tranquilo, sentado sobre el Yamaha, cuando veo a cuatro enfurecidas damas intentando sacar a Goliat sin éxito. Con una sonrisa, ofrezco mi ayuda pero con mirada de pocos amigos me recomiendan que no haga ningún comentario. Ellas lo tenían todo bajo control.OK. Después de diez minutos de intensa lucha, consiguen sacar el Polaris del apuro. Ahora ya han cambiado las cosas y alguna de las 'supernenas' empieza a mostrar interés por probar el Yamaha, viendo lo bien que se comportaba en este escenario. Ahora ya no sabíamos quién era David y quién Goliat, se empezaba a ver todo con otro prisma y a llamar a cada uno por su nombre.

Buenos trialeros
La mayor diferencia es que, en el caso del Yamaha, había que ir jugando con los botones del diferencial y el 4x4. Su rival era algo mas cómodo ya que el bloqueo es automático y el accionamiento del 4x4 es muy instintivo. Los dos son buenos trialeros aunque destaca más el de Yamaha por su orientación laboral.

Realizamos inclinaciones laterales, subidas y bajadas de pendientes siendo en este apartado mas cómodo el Polaris, en especial en bajadas donde demuestra que su control de descenso funciona de maravilla y que ha superado uno de los ma yores defectos del antiguo Sportsman. En subidas, el Yamaha sigue dándonos poca seguridad porque tiende a levantarse por culpa, en especial, de la posición tan retrasada del piloto a causa de la colocación del depósito de gasolina. Su homologación permite ir solo, ya que no tiene homologado llevar pasajero. También es cierto que no hay hueco suficiente en el asiento para este fin, en contra del Polaris donde dos personas van muy cómodamente en un ATV homologado para dos.

Al final de esta divertida jornada de pruebas, nuestras 'supernenas' ya no tenían las cosas tan claras. Estos ATV habían logrado soprendernos porque los dos son buenos pero en campos distintos. ¿David había vencido a Goliat? A veces, no hay que precipitarse y probrar antes de hablar. Lección aprendida.

Etiquetas: polaris yamaha comparativa grizzly sportsman

Enviar a un amigo
 Enviar a un amigo.
Galería
LO MEJOR
  • Acabados interiores
  • Estética más deportiva
  • Comportamiento dinámico
  • Enlázanos
    Agréganos a Delicious Agréganos a Meneame Agréganos a Yahoo Agréganos a Google Agréganos a Fresqui Agréganos a Digg
    Comunidad supermotor
    foro motor
    boletin
    Facebook
    twitter
    Blog