05/08/2008

CAN-AM OUTLANDER 400 EFI: EFI-CACIA

A pesar de la bajada generalizada de ventas las marcas siguen mejorando sus productos, buscando mayor eficacia en todos los sentidos. Can-Am ha querido retocar su ATV de gama media con la incorporación como principal estrella del sistema de inyección electrónica en la gestión del motor.

Subir fuenteBajar fuente

PRUEBA QUAD/ Texto: Alí Taraj /Q&J. Fotos: Fernando Herranz. Agradecimiento: Carolina Márquez

Aunque en el mercado de los ATV ya existían modelos biplazas, alrededor del año 2003 BRP presentó el Outlander 400 H.O. Max, que introdujo mejoras no vistas hasta la fecha y logró un equilibrio entre potencia y peso que le ha valido para lucir hasta la fecha el título de mejor ATV de media cilindrada del mercado. Pero la competencia no deja de apretar y, con el paso de los años, hay que intentar mejorar el producto para no quedarse atrás.

Esto precisamente es lo que Can-am ha hecho con el nuevo Outlander 400 EFI, del que os ofrecemos la prueba de la versión Max. Por encima de todo, cabe destacar que se mantiene el mismo chasis, alargado 20 cm respecto a la versión corta, con el que puedes disfrutar cómodamente de las rutas con tu pareja, tus hijos o los amigos. Este bastidor sitúa al pasajero por delante del eje trasero ofreciendo una gran estabilidad, y gracias al sistema TTI de la suspensión independiente trasera aporta una comodidad inalcanzable por sus competidores.

Lo nuevo
En este modelo el nuevo embellecedor trasero integra el piloto de renovado diseño, y una nueva tapa del regulador que ofrece mayor protección a los conectores. Llama mucho la atención la nueva ubicación del tubo de escape en el lado izquierdo, a imagen y semejanza de sus hermanos mayores. Los nuevos soportes del silencioso y el protector calórico bajo el asiento son otras de las novedades. En cuanto a la amortiguación, ha sido ligeramente retocada en su tarado interno, pero no ha sido modificado ningún componente de los ejes. Sigue primando el confort por encima de la eficacia pura y dura, y el conjunto de la amortiguación sigue siendo blando.

La mecánica es la misma ya utilizada en la versión anterior, el Rotax de 399 cc, al que se la ha cambiado el habitual sistema de carburador por una nueva inyección electrónica, de la marca VDO Siemens, que consigue pasar de los 28 CV iniciales a los actuales 32. Gracias a la gestión electrónica se consigue rebajar el consumo y solucionar los problemas derivados de la temperatura extrema y la altitud.

Los frenos no han sufrido ningún cambio significativo, con la habitual maneta única que actúa sobre un repartidor de frenada y detiene al Outlander con eficacia; tampoco ha cambiado el molesto ruido que emiten los discos delanteros al mojarse, llegando incluso a perder algo de tacto.

Se ha remodelado la caja del filtro de aire, que ahora es más grande y se une al sistema de inyección para dar más suavidad al motor. Se puede llegar a ella sin utilizar herramientas gracias a la perfecta accesibilidad de la que hacen gala los Outlander, y que permite acceder a los puntos vitales rápida y fácilmente.

A fondo
Al arrancar por primera vez, la inyección se nota en el sonido del motor. A los mandos, comprobamos que el nuevo display digital ofrece una completa información de todo, con un cuentarrevoluciones digital de fácil lectura en la parte superior. Al acelerar, ya no se nota ese descaro al que nos tenía acostumbrado el modelo de carburación, ya que la inyección es más tranquila en la salida pero mantiene una cifra de potencia más estable en todo momento. La sensación general es que el de carburación corría mucho más que el EFI, ya que tenía mayor patada en bajos y medios, aunque luego iba disminuyendo en la parte alta de las revoluciones. El EFI se comporta de forma más noble y suave desde el arranque, manteniendo un buen empuje hasta los 92 km/h que llegamos a ver en el marcador digital. Lo que menos nos gusta del nuevo sistema es que ahora, al dejar de acelerar, el sistema tarda casi un par de segundos en responder a tus demandas y el motor continúa acelerando; en pista no lo notas, pero en trialeras notas cómo aceleras y al conjunto le cuesta salir, se frena tarde al cortar gas, como si el variador no estuviese bien sincronizado.

También notamos que el paso por curva es menos nervioso que en la versión de carburación, siendo difícil derrapar saliendo de la curva. Por el contrario, el freno motor sigue siendo su mejor baza, dando una seguridad extra en cualquier tipo de descensos.

Comienzan las dificultades
En las subidas pronunciadas el comportamiento del Max es ejemplar, gracias a una reductora casi perfecta y a su mayor batalla, algo muy difícil de conseguir por otros rivales. La actuación del Visco Lok se ve supeditada al perfecto agarre de los neumáticos, ya que cuando nos topemos con alguna dificultad debemos ser conscientes de que el efecto "Visco" sigue existiendo antes de que el "Lok" haga su trabajo. Al menos un par de vueltas del neumático que ha perdido agarre serán necesarias para solventar el obstáculo y ¡voilá!, todo se arreglará como por arte de magia. Sin embargo, en vadeos algo profundos o situaciones con barro y arena el comportamiento del Visco Lok es, sencillamente, impresionante.

Sigue siendo un suplicio oír cómo le suenan los frenos al salir del agua, y las tomas de aire del variador siguen estando situadas bastante bajas, con la consecuente entrada de agua al variador. Pero eso seguro que será solucionado en la tercera evolución, tened paciencia.

Conclusiones
Llevando un pasajero al Outlander no le puedes pedir mucho en pista rápida, ya que el motor se muestra justo, pero en pistas reviradas y rotas hasta te llegas a olvidar de que llevas un pasajero atrás; incluso trialeando parece mentira lo bien que se comporta.

La conclusión es que, mientras otras marcas han ido mejorando sus modelos con aportaciones novedosas para solventar sus puntos débiles, en Can-Am se han quedado algo cortos en los cambios realizados para mejorar este ATV. Se le ha dado mucha importancia a modificar lo que siempre ha funcionado bien, y se ha dejado de lado corregir los pequeños puntos débiles de que adolecía el modelo anterior. No obstante, sigue ofreciéndonos un comportamiento impecable, y sigue siendo una de las mejores opciones para los que se vayan a iniciar en el mundo del ATV.

Etiquetas: Can-am outlander 400-Efi quad atv

Enviar a un amigo
 Enviar a un amigo.
Galería
Enlázanos
Agréganos a Delicious Agréganos a Meneame Agréganos a Yahoo Agréganos a Google Agréganos a Fresqui Agréganos a Digg
Comunidad supermotor
foro motor
boletin
Facebook
twitter
Blog