30/04/2007

GOES 320 MAX VS KYMCO MXU 250: LUCHANDO POR LA POSICIÓN

En la categoría del peso ligero se espera una gran pelea. Ha llegado el Goes 320 Max dispuesto a luchar de tú a tú frente al Kymco MXU 250, líder absoluto del segmento hasta ahora.

Subir fuenteBajar fuente

PRUEBA/ Texto: Daniel Hernández. Fotos: Fernando Herranz.

¿Podrá el recién llegado aspirante arrebatar el trono al rey? ¿Serán suficientes los argumentos que esgrimen los franceses?
En los dos últimos años, los quads de tamaño medio, biplazas, siempre han sido un segmento muy goloso para las marcas. Ha sido uno de los rings en los que se han disputado las peleas más sonadas y siempre han terminado con victoria taiwanesa. El Kymco MXU 250 nació para ser un superventas en octubre de 2004 y así ha continuado hasta el día de hoy. Pero recientemente su trono se ha visto en peligro: acaba de desembarcar en España el Goes 320 Max, un biplaza casi de verdad, con respaldo y sillín elevado en la zona del acompañante, que viste las últimas medidas y evoluciones y que tiene como objetivo principal destronar al rey.

Pesando a los dos contrincantes en la báscula, encontramos un par de diferencias notables: el recién llegado es más grande y sin embargo se maneja en, prácticamente, el mismo peso, 6 kilos de más separan al joven púgil del veterano. Además, el corazón del nuevo es más grande, pese a la denominación el nuevo 320 Max lleva un motor de 272 cc, mientras que el Kymco se sitúa en los 250, tal y como indica su nombre.

Al final, esta diferencia le confiere un mayor aplomo y, sobre todo, mayor comodidad para conductor y acompañante. Aquí radica otra diferencia importante: el Kymco lleva un asiento normal en el que dos personas de tamaño medio entran un poco justas, mientras que en el Goes, sin ser un dechado de comodidad cuando se circula con compañía, detalles como el reposapiés elevado, el asiento en dos alturas y el respaldo ofrecen un plus de confort nunca visto hasta ahora dentro del segmento, y que incluso lo sitúa por encima de algunos quads de mayor tamaño.

Viendo a los dos púgiles hay otros detalles que difieren en uno y otro modelo, la transmisión secundaria del Goes es por cardán, mientras que en el Kymco es por cadena. Si bien la fiabilidad de esta última está sobradamente probada, el cardán ofrece muchísima más sencillez de mantenimiento, durabilidad y protección contra los golpes, aunque quede penalizado por el mayor peso que supone para el total del vehículo.

Diferencia de edad
Subiendo ambos quads al ring, o simplemente poniendo uno frente al otro esperando la señal del árbitro, se puede tomar nota de la evolución tan rápida que ha marcado el segmento. En su día el MXU fue una revolución dado que presentaba una tendencia no usada hasta el momento en las pequeñas cilindradas, cuidando la estética como parte fundamental, casi a la par que la mecánica y diferenciando el uso al que se va a orientar el quad según sus líneas.

El Goes no hace sino continuar esta tendencia, estirando más las formas y las líneas y haciendo una declaración clara de intenciones: puede usarse para trabajar, pero su vocación será sobre todo lúdica, es decir, para gente que lo utiliza como medio de evasión y disfrute.

Otra tendencia del segmento que se viene apuntando en los últimos salones es el del aumento general de cilindrada que ya hemos comentado en este mismo artículo. Por otro lado se nota la evolución del segmento con detalles en el Goes como el cierre del sillín por llave (debajo del asiento hay hueco más que suficiente para un casco), múltiples guanteras para guardar cosas y el dispositivo para el cambio de marcha en la palanca, que evita que salte en algún golpe desafortunado.

El Kymco en el aspecto de carga se destaca por las dos parrillas, delantera y trasera, con una capacidad bastante respetable. Eso sí, debajo del asiento sólo disponemos de una pequeña guantera.

El diseño de las ópticas difiere mucho.El Goes cuenta con un doble faro, que por cierto mejora mucho su estética si le quitamos las tulipas ahumadas, que dan sensación de viejo incluso antes de empezar a usarlo.

Pero volvamos al ring, al Kymco se le nota el paso de los años, estamos ante una mecánica totalmente probada y fiable pero con limitaciones propias de la cilindrada y de la edad. Hay que recordar que el MXU 250 es la aplicación de los mecanismos del KXR 250 a un vehículo menos deportivo, ofreciendo una potencia final de 17,5 cv cuando el motor alcanza las 7.500 rpm, mientras que el Goes obtiene algo más de un cv extra de potencia a 6.500 vueltas, lo que se traduce en que el motor resulta, en apariencia, más rápido y brioso a la hora de acelerar. Y decimos en apariencia porque los datos indican lo contrario: ambos modelos tienen una aceleración prácticamente parecida y tardan casi lo mismo en alcanzar su velocidad máxima, sólo hay que tener en cuenta que en el caso del Goes es aproximadamente 5 km/h superior.

Todos estos datos pueden ser consecuencia directa de su mayor cilindrada o de una distinta configuración de la curva de potencia, algo complicado de medir en quads automáticos. Eso sí, la aparición de una reductora ayuda mucho a repartir el desarrollo y posibilidades del motor.

No obstante, al final, las diferencias son mínimas y sólo quedan las pequeñas ventajas e inconvenientes. Por ejemplo, el Kymco con una sola persona se muestra más ágil y divertido de conducir, siendo una opción muy recomendable para iniciarse o para rutas tranquilas por zonas de senderos fáciles y caminos de bosques, o para atreverse con zonas de dificultad moderada. Además, las menores dimensiones del taiwanés lo convierten en un vehículo muy juguetón, apropiado para aprender a manejarse con los balanceos y cambios de peso con el cuerpo, pues es más sensible a estos aspectos.

Comodidad y uso
El Goes, por su parte, nace con la lección bien aprendida, es un quad joven que se ha aprovechado de la experiencia de los más mayores y ofrece mejores soluciones a la comodidad y carga. Por ejemplo, tiene un maletero delantero de dimensiones respetables además de un hueco, debajo del asiento, en el que cabe con holgura un casco y algunas herramientas. Definitivamente responde perfectamente al prototipo de quad puramente de ocio, mientras que el Kymco todavía responde a determinadas expectativas laborales. En este aspecto, el Goes se desmarca con la preinstalación de un enganche para remolque, un plus más que ofrecen desde la marca francesa.

En los primeros compases del combate, durante el tanteo, rodando con los dos nos damos cuenta de que la dirección de ambos es bastante suave, no mostrando apenas diferencias entre uno y otro. Se dejan llevar al antojo del piloto y mantienen la trazada ofreciendo bastante confianza desde el principio. Los dos comparten sistema de amortiguación, con dobles trapecios y amortiguadores delante, mientras que en la trasera llevan un monoamortiguador anclado directamente al basculante. Quizá las suspensiones del Goes resulten algo más duras y cueste un poco más acostumbrarse, sensación que se acrecienta porque la posición de conducción es más alta.

A la hora de frenar los dos cuentan con un sistema parecido, tres discos hidráulicos, uno en cada rueda delantera y otro para el eje trasero, si bien el Goes frena con un poco más de precisión gracias a que los discos delanteros son de pistón doble, mientras que el Kymco los lleva de pistón simple. Por su lado, el manejo de las manetas en los dos casos es bastante bueno y la frenada integral en el pie también responde con celeridad.

Pero cuando llega la hora de los golpes, cuando los púgiles comienzan a lanzar ganchos y directos, cuando el terreno pica hacia arriba o nos adentramos en alguna trialera complicada, el Kymco saca a relucir algún problema de tracción en dos aspectos: por un lado en la selección de neumáticos, con poca tracción en terrenos resbaladizos; y por otro, en el escaso peso de la parte trasera, que hace que ésta rebote en el suelo y patine.

La cosa se agrava con la ausencia de una reductora, lo que al final nos obliga a manejarnos mucho mejor con los pesos y a saber jugar con ello. El Goes, por su parte, no tiene estos problemas ya que el mayor ancho de vías favorece la tracción y su reparto de pesos aprovecha más las capacidades del motor; además, sí cuenta con una reductora, algo de gran ayuda en estas situaciones y que por otro lado aprovecha de mejor forma las prestaciones del motor.

La decisión final
Al estar homologados como cuadriciclos, disponen de instrumentación digital y un cuadro de mandos con los testigos pertinentes y obligatorios. Para nuestro gusto, el cuadro del Kymco tiene un mayor tamaño que favorece la lectura de datos en movimiento.

El precio entre ambos es muy similar y a priori el Goes sería mejor opción si lo vamos a usar en versión biplaza. El Kymco por su parte puede ser una buena elección si no vamos a viajar acompañados la mayor parte del tiempo, pero preferimos guardarnos ese as en la manga "por si acaso" y queremos introducirnos de lleno en el mundo de los quads. Los acabados y materiales son buenos en ambos casos, los precios contenidos y ambas marcas cuentan con un buen servicio posventa. Kymco ya es una marca totalmente afianzada en nuestro país, con una imagen intachable y con buenas garantías y referencias. Por parte de Goes, la experiencia de Jets Marivent les avala. Eso sí, mientras que el MXU 250 está disponible en multitud de colores, el Goes sólo podremos disfrutarlo en el color naranja, característico de la marca.

Etiquetas: quad prueba comparativa goes 320-max kymco mxu-250

Enviar a un amigo
 Enviar a un amigo.
Galería
Enlázanos
Agréganos a Delicious Agréganos a Meneame Agréganos a Yahoo Agréganos a Google Agréganos a Fresqui Agréganos a Digg
Comunidad supermotor
foro motor
boletin
Facebook
twitter
Blog